Inicio Noticias EL CULTIVO de Tomatillo, manejo agronómico
EL CULTIVO de Tomatillo, manejo agronómico PDF Imprimir Correo electrónico
Lunes 12 de Septiembre de 2011 10:42

Los Mochis, Ahome, Sin., GLOBAL MEDIO).- El cultivo del tomatillo es utilizado por los productores como una alternativa para entrar temprano al ciclo de siembra y probar suerte, pues si el precio es bueno, pueden hacer dinero rápido y se el mercado no es el esperado, pueden destruirlo y optar por otra siembra.

Su periodo de siembra es en tres etapas, los tempranos del 01 de septiembre al 15 de octubre, intermedios del 16 de octubre al 30 de noviembre y los tardíos, del 01 al 30 de diciembre.

Las siembras muy tempranas son de más alto riesgo por las altas temperaturas que ocasionalmente llegan a dañar a la planta al punto de asfixiarla; el segundo es el óptimo en cuanto a rendimientos y el último tiene mayores problemas por incidencia de plagas y enfermedades al final del ciclo, en la etapa previa a fructificación y cosecha.

En siembra directa se usa una libra de semilla por hectárea, sobre suelo húmedo a profundidad de  2 a 3 pulgadas y en surcos separados de 1.60 a 1.80 metros.

Al utilizar sembradoras de precisión, es posible obtener una buena población utilizando únicamente 250 a 300 gramos de semilla por hectárea.

La población ideal es de 5 a 6 plantas por metro; es decir, de 28 a 30 mil plantas por hectárea. Si el pronóstico es alta incidencia de vectores de virus, aumente un 20% la población de plantas para eliminar las que sean afectadas por la enfermedad. Recientemente se ha evaluado con éxito el tratamiento de la semilla en agua clorada con cloro comercial. Esta medida preventiva reduce significativamente la incidencia de virosis.

MANEJO DEL CULTIVO: Cuando las plantas tengan de 3 a 4 hojas verdaderas. Se recomienda hacer un aclareo; esta etapa ocurre cuando el cultivo tiene entre 25 a 30 días y se dejan entre 5 a 6 plantas por metro, que es la población adecuada.

En fechas intermedias y tardías, cuando las lluvias son abundantes, se precisa mantener un programa de control de malas hierbas.
Si la siembra se realiza en seco, se recomienda aplicar herbicida en banda de 30 cm sobre el lomo del surco, utilizando 1 litro de Premerlín ó 4 litros de Prefar 480 E ó 2 litros de Debrinol 240E.

En siembras en húmedo la laor de escarificación que se realiza después del riego de asiento ayuda a eliminar el “pelillo”, pero solo mantiene limpio el cultivo durante las primeras dos semana, requiriendose después el control mecánico con paso de cultivadora y con mano de obra.

El exceso de maleza en las primeras etapas del cultivo retrasa su desarrollo y puede facilitar la proliferación de plagas, especialmente chupadores que transmiten enfermedades virosas.
 

 

Contador de Visitas